Pie Plano

El pié plano y cavo son deformidades tridimensionales causadas por desbalance de lo músculos invertores y evertores, flexores plantares y dorsales que producen un fallo articular con mal alineación y orientación de las mismas, que conllevan a deformidades óseas residuales. Se debe entender que el pie plano es por mucho la deformidad más frecuente, donde las causas oscilan desde trastornos de hiperlaxitud articular, acortamiento de aquíles idiopático o neurológico, congénito (astrágalo vertical), traumático, enfermedades debilitantes, entre otras. Pero es importante entender que todos los niños tienen pies planos al nacer y que el arco se va desarrollando a partir de que se adquiere al patrón de marcha talón-puntas, que ocurre desde los 3 años y medio a los 4 años. No es necesario aplicar tratamiento ortesico en la mayoría de los casos en estas edades, debido a que debe de ir corrigiendo a medida que va desarrollándose el pié. El pié plano patológico es aquel cuya deformidad es progresiva a través del crecimiento, que cursa con acortamiento de aquíles, dolor y es rígido. Aquellos casos deben ser sometidos a tratamiento terapéutico, ortesico y quirúrgico. El pié cavo se presenta en el 80 % de los casos acompañando a trastornos neurológicos, síndrome de cono medular anclado y Arnold Chiari, neuropatías sensitivo-motoras hereditarias, Mielomeningocele. Es importante tomar en cuenta en la historia clínica examinar los padres, para verificar si es de origen familiar. El mismo se trata dependiendo la patología que lo cause, edad del paciente y desbalance muscular local. El pié cavo dificulta el uso de calzado por las callosidades que desarrollan en el antepié (metatarsalgias), fascitis plantar, dedos en garra, inversión dinámica del pié durante la fase balanceo con varo progresivo del retropié, que conlleva a inestabilidad lateral crónica del tobillo. Es importante entender las alteraciones biomecánicas implicadas en estas deformidades para poder realizar un tratamiento adecuado en sus diferentes etapas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *